EL DADOR | Lois Lowry

En una sociedad futurista, donde las vidas de todos sus residentes están perfectamente organizadas desde el primer instante en el que nacen, Jonan descubre que tiene un don fuera de lo ordinario. Éste lo lleva a ser nombrado “receptor”, la única tarea desempeñada por nada más que una persona en toda la comunidad. Gracias a ello, no tarda en darse cuenta de la cantidad de vacíos que envuelven con disimulo una forma de vida que no pasa de lo superficial, y comienza así a cuestionarse el aparente bienestar que lo rodea.

Presentada como la típica novela futurista, conteniendo los mismos clichés que la gran mayoría de películas de ciencia ficción ahora vigentes, no tenía todas mis expectativas puestas en ella. A decir verdad, más bien buscaba en mi última obra leída en versión original una prosa fácil y un argumento sencillo y rápido, algo con lo que terminar lo antes posible.

Sorprendentemente, me enganchó. El hecho de que no alcance las doscientas páginas hace que su lectura sea amena y que enseguida vaya al grano. Se dice siempre lo que se debe, con tal exactitud que en ningún momento se siente un exceso de información, pero tampoco una escasez. Todas las dudas se resuelven a medida que la lectura avanza, justo en el momento en el que puedan surgir. Deja muy poco para cuestionarse, al contrario que muchas otras novelas, y las dudas restantes no dejan de ser irrelevantes a la historia.

Aunque a primera vista pueda parecer tener un argumento muy repetitivo, El dador puntualiza algo que la mayoría ya dan por hecho, y es la conformidad de los habitantes con su forma de vida. En vez de empezar la historia con una distopía, donde solo la minoría está satisfecha, donde la revolución se huele desde un principio, aquí se presenta como una utopía. Una sociedad comunista que ha sido capaz de eliminar todos los errores del pasado y ha conseguido la conformidad de todos sus habitantes. El amor y el deseo no existen, sino la simpatía y la consideración. Todos nacen predestinados a lo mismo, trabajaran haciendo aquello beneficioso para ellos mismos y para la comunidad por igual, vivirán con distintas personas durante su vida sin establecer un vínculo más allá. Todo el mundo es feliz con la inocencia de tener una vida planificada y sin errores.

El papel del protagonista consigue hacerlo entrar en controversia con sí mismo. Buscando en los errores del pasado, en vidas llenas de emociones y sentimientos, donde el dolor y la angustia son comunes en todo el mundo, él tiene el deber de guiar a su comunidad por un camino que se aleje de esto. Pero pronto se da cuenta de que la comodidad de su vida le está privando de ser completamente feliz, de que su bienestar inicial no es más que una mentira. De que la misma gente que sufre y llora también ama y vive más que ninguno de sus conocidos.

Después de algunas horas de meditación, puedo afirmar que la simpleza del argumento y la brevedad de la novela no hacen más que contribuir en el bello mensaje que lanza: no hay cosa más humana que vivir la vida con emoción, sea como sea. Así que no dudes en pasar una tardecita leyendo porque puedo asegurarte que no te arrepentirás.

4 comments on “EL DADOR | Lois LowryAdd yours →

Deja un comentario