NO a las lecturas obligatorias en las escuelas

Hacía siglos que tenía la intención de desahogarme un poco con esta entrada, así que aprovecho para publicarla ahora, que es una propuesta de Blogueros Soñadores. Debo de ser una de los estudiantes más frustrados con la educación de este país. Y existen tantos temas que me gustaría tocar respecto a esto, que sin lugar a dudas van a haber más entradas así. Pero de momento, limitémonos a hablar sólo de las lecturas obligatorias, que todo llegará a su tiempo.

Como ya habrás podido comprobar por el título de la entrada, estoy en contra de que se obligue a leer libros a niños y a adolescentes en la escuela. Creo que es un método que no funciona. La peor manera de conseguir inculcar en una persona el amor a la lectura es obligándola a leer. Entiendo que se tenga que trabajar la literatura, pero no por eso hay que leer todas las adaptaciones de todos los libros escritos desde el año cien. No. Los libros son para quererlos, y nadie debería leer por obligación. Dada mi inexperiencia llevando debates como éste, y como tampoco quiero ser tachada de hater en el primero, he decidido apuntar alternativas a trabajar del modo en que ahora se hace.

Pienso que a todo el mundo le gusta leer, igual que a todo el mundo le gusta ver películas. Pero aquellos que dicen que no les gusta, es porque todavía tienen que dar con el libro adecuado. Me gustan los libros románticos y los no ficticios, igual que me gustan las películas musicales y las de terror.

  • NO OBLIGUES LEER LIBROS a niños, recomiéndaselos para que sean ellos mismos los que decidan si quieren o no. Háblales sobre ellos y estúdialos en clase de la manera más amena posible, con tal de que no odien la literatura, al menos. Prémiales y tenlo en cuenta, por supuesto, si lo hacen, pero evita que se sientan forzados.

 

  • NO HAGAS LEER EL QUIJOTE A UN NIÑO DE TRECE AÑOS, porque no lo va a entender. Hay libros clásicos que se adaptan a su edad y están hechos para que él los disfrute. Otros como el Quijote, en cambio, deben ser leídos si no bien en su versión original, lo menos adaptados posible, y, obviamente, por gente más mayor y con más experiencia leyendo. No puedes pretender que un niño entienda la magnitud de la obra si está leyendo una adaptación actual de cien páginas de un libro de setecientas escrito a principios del siglo XVII.

 

  • LOS QUE NO QUIEREN LEER, NO LEERÁN. Por mucho que tú obligues a un alumno leer un libro, si éste no quiere, no lo hará. ¿Para qué, si en el rincón del vago hay un resumen precioso para copiar en tu trabajo? Lo mejor es dar a elegir dentro de unos límites, de manera que cada uno decida qué temática y autor prefiere, y tenga cierto margen a la hora de escoger aquello que va a leer.

 

  • HAZLES AMAR LA LITERATURA, y no odiarla. Si les recomiendas libros, abres debates en clase, se los presentas como algo interesante fuera de los libros de texto, dedicas un tiempo para hablar de ellos, acabarán por gustarles. Pero tienes que hacerles ver la diferencia entre la gramática y la literatura, a menos que quieras que salgan de la escuela con un mal recuerdo, y que no vuelvan a coger un libro en sus vidas. ¿Cómo explicas, sino, que la media de edad en que más libros se leen está en la adolescencia?

 

………………………………….

Recuerda que si tienes dudas, quejas, comentarios, aportaciones o puntualizaciones de cualquier tipo, estaré encantada de responderte a todos tus comentarios (para dejar un comentario NO debes crearte una cuenta). Si te ha gustado este post o quieres comentar algo sobre él, también puedes dejarlo abajo. De nuevo, ¡gracias por todo!

 

1 comment on “NO a las lecturas obligatorias en las escuelasAdd yours →

Deja un comentario