EL PISO MIL | Katharine McGee

Suerte que estoy en la iniciativa Bloggeros Soñadores, pues en caso contrario jamás le habría dado la oportunidad que se merece a The Thousandth Floor (El piso mil). De hecho, dada la reciente fecha de publicación, no creo ni que hubiera sabido de su existencia hasta pasados unos buenos largos años, conociendo lo desastre que soy en cuanto a las nuevas modas se refiere. Estoy más que satisfecha tras leer este libro, y no sólo porque me haya gustado, sino por lograr hacerlo en su versión original y en no más de cinco días. Por estos motivos, me complace hacer la que será su reseña y tal vez animaros a comprarlo, y ya de paso, leerlo.

 

Ambientado en un futuro cercano, donde la tecnología es la base del sistema, la trama se desarrolla en una gran torre de mil pisos de Nueva York, donde cada piso constituye un estrato social distinto. En ellos hay viviendas privadas, hoteles, restaurantes, tiendas, escuelas, y todo lo que una ciudad corriente podría tener. En lo más alto del edificio se alojan las personas más adineradas, y a medida que te acercas al suelo, más humilde y modesta es la gente. La historia la protagonizan diversos personajes, todos de distintos pisos pero conectados entre ellos de algún modo, todos con algo que mostrar al mundo y algo que ocultar.

Todo comienza, sin embargo, con la aparición de una chica desconocida que desciende por el aire, desde el piso más alto de la torre, hasta lo que será una muerte segura.

LEDA COLE regresa a casa tras un verano de rehabilitación, donde tuvo que recuperarse de su adicción no sólo a las drogas, sino a un amor que ya daba por perdido.

WATT BAKRADI pertenece a los pisos más bajos de la torre, y su sueño es estudiar en una de las mejores universidades tecnológicas del momento. Pero para conseguir lo que quiere, desafiará toda ley existente con su mayor secreto: Nadia.

ERIS DODD-RADSON tuvo siempre una de las vidas más fáciles de la torre, con belleza, dinero y amigos. Pero todo se desmorona cuando sale a la verdad algo capaz de dar un giro a su vida por completo.

RYLIN MYERS tuvo que abandonar todos sus estudios cuando sus padres murieron. Trabajando para gente que le proporcionará el dinero que la mantendrá a ella y a su hermana, se encuentra en un romance en que el dinero podría ser el causante de todos sus problemas.

AVERY FULLER, la mejor amiga de Leda, la niña genéticamente perfecta que vive en el piso más alto de la torre, y que parece tenerlo todo excepto, claro, aquello que más desea.

 

“Su mayor secreto estaba de pie delante suyo. Ella sólo esperaba que no fuera también su mayor error.”

Quiero destacar, primero de todo, el giro que la autora ha dado a la personalidad de los personajes en un momento u otro durante la novela. Creo que ese fue uno de sus propósitos al escribirla, y desde luego, no le ha quedado nada mal. No estoy demasiado segura sobre lo que ha querido decir con ello. Tal vez, dar a entender algo a lo que ya he hecho alusión en la sinopsis, que todos tenemos algo que enseñar y un secreto que esconder, y que ninguna persona es tan simple como pudimos pensar en un principio.

Otro algo que también se agradece enormemente es la extremada planificación de la trama. Es increíble ver como todos y cada uno de los sucesos ocurren por algo, tendrán una repercusión en la historia de algún modo, y nada es así porque sí. Parece un problema matemático, donde todo está donde debe estar, y sin duda esto le da a la novela un toque de muy buen acabado.

Sí es cierto, que tal vez con tanta planificación se le haya olvidado a Katharine ser un pelín menos previsible. Tantas conexiones y casualidades acaban por ser anticipadas con facilidad, puesto que ya sabes que todo suceso repercutirá en alguno otro en unas páginas. Aunque en mi opinión, podemos dejar pasar este hecho, porque también es verdad que, debido a la numerosidad de tantos hilos estirados, la mayoría se pierden de vista. Es muy difícil anticiparse a todo y leer con un cierto ritmo al mismo tiempo.

Me encanta que la novela esté ambientada en el futuro, pero que éste sea sólo un mero detalle en la historia. Creo que el efecto habría sido el mismo si los personajes hubieran estado en la realidad actual, o hace medio siglo. El único cometido que tenía esto, aparte de algunos detalles que no habrían sido posibles sin él, es darle un aire más atractivo y juvenil a la novela.

Y el final. Podría ocupar toda una redacción para referirme a él, pero prefiero acortarlo a unas pocas líneas. Siento que la estructura de la novela de la que tanto he hablado se ha desmoronado, que la autora lo ha dejado todo de lado (tal vez para otro libro), y ha dedicado todos sus esfuerzos en decirnos algo mucho más profundo. Algo que probablemente no he acabado de captar. Sigo con mi teoría sobre su crítica a la profundidad del carácter humano, pero no estoy segura ni tan siquiera de acercarme. Lo que no puedo negar es que me ha dejado en estado de shock durante unas horas.

A veces pienso que la literatura juvenil está infravalorada. No siempre, por supuesto, pero hay libros que no merecen esta acogida tan despreciativa por parte de adultos, siendo desacreditados por meros prejuicios. Estoy segura de que vendiendo esta novela como literatura adulta, tal vez cambiando la época y madurando los personajes unos diez añitos, tendría un muy buen recibimiento. Katharine McGee tiene mi sí rotundo, y espero que también tenga el vuestro.

 

Valoración sobre 5:

 

Escrito por Alejandra Ubieta.

 

1 comment on “EL PISO MIL | Katharine McGeeAdd yours →

Deja un comentario